VIH: Declaración de París

Declaración de París en inglés

Traducción al castellano por Alberto de las Heras:

Nosotros, las poblaciones diana de la epidemia del VIH, con el VIH o en riesgo de transmisión, nos negamos a ser meros números. Debemos recibir una respuesta a nuestras necesidades básicas. Es hora de poner fin al estigma que nos acecha.

La definición de las poblaciones diana varía según los diferentes contextos, basándonos en datos epidemiológicos y geográficos, y la política social, jurídica y las personas que viven con el VIH, los hombres que tienen sexo con hombres, trabajadores sexuales, personas transgénero ,homosexuales, usuarios de drogas intravenosas y los presos se consideran las principales poblaciones diana como parte de la respuesta global al VIH. Sin embargo, consideramos que las comunidades indígenas, las personas racializadas, mujeres y niñas, jóvenes, migrantes y refugiados constituyen también parte de esta población diana en muchos contextos y como tales deben ser tenidos en cuenta.

A través de esta declaración, que subraya los Principios de Denver (“Nada sobre nosotros sin nosotros”) y MPPVS (Mayor participación de las personas que viven con el sida) queremos que sean devueltos al honor, a la luz de la evolución de la epidemia y los últimos avances científicos, para obtener una respuesta eficaz al VIH / SIDA y problemas de salud mental y físico relacionados con la misma. Esto dará lugar a la participación de las poblaciones diana que viven con el VIH o vulnerables a la toma de decisiones y la financiación relacionada con la investigación, la definición de las políticas públicas y su implementación. Estos son actores vitales para comprender la evolución de la epidemia en cada población llegando de este modo a las personas más afectadas y pudiendo dar, en consecuencia, las respuestas más adecuadas.

Lo que pedimos a las organizaciones internacionales:

1. Reconocer que la epidemia del VIH no terminará si las poblaciones más expuestas permanecen criminalizadas, discriminadas, despedidas, detenidas, encarceladas o asesinadas, y movilizar los derechos de estas poblaciones para que sean reconocidos por todas las organizaciones y los gobiernos a nivel internacional, regional y nacional.

2. Adoptar la declaración por unanimidad, definiendo así un consenso sobre el impacto del virus indetectable en el riesgo de transmisión sexual y el uso de este hecho científico validado como una palanca para aumentar los compromisos financieros de la respuesta mundial contra el VIH / sida y el trabajo hacia el acceso universal al tratamiento.

3. Alentar a los organismos de las Naciones Unidas a intensificar y defender la inclusión de estas poblaciones diana en la toma de decisiones, dentro de sus autoridades y sus equipos para fortalecer el papel de las organizaciones en la propia comunidad a nivel local y nacional, y oponerse firmemente a cualquier iniciativa de cualquier miembro de la ONU para eliminar toda mención de las poblaciones diana en sus declaraciones oficiales.

4. Defender el acceso universal al tratamiento, herramientas y servicios de salud .

5 Centrándose en las “poblaciones ocultas” personas o grupos invisibles como ser ‘invisibles’ para las recopilaciones de datos (por ejemplo, HSH, personas transgénero, trabajadores sexuales, indígenas, migrantes o refugiados) y para fortalecer tanto la recogida de información relativa a estas poblaciones como el desarrollo de políticas inclusivas para su participación en las negociaciones para el proceso de la toma de decisiones.

6. Fortalecer las alianzas y los lazos entre las organizaciones internacionales, en particular entre las organizaciones internacionales y las organizaciones LGBTi SIDA, y además, crear vínculos con las organizaciones que luchan contra la tuberculosis y malaria.

7. Tener en cuenta e involucrar a las comunidades indígenas como actores debiendo dar respuesta al VIH, sus derechos a la libre determinación y aprobar la declaración de 10 puntos en las comunidades indígenas y el VIH-SIDA (IIHAC 2017).

Lo que pedimos a los líderes políticos y los gobiernos:

1. Acelerar la acción a nivel local, nacional e internacional para poner fin a la epidemia del VIH, la hepatitis viral, la malaria y la tuberculosis en 2030. Atendiendo los más altos estándares posibles en términos de salud física, sexual y mental para todas las personas infectadas o afectadas por el VIH.

2. Asegurarnos de que las personas infectadas o afectadas por el VIH disfrutan de todos sus derechos humanos y tienen igual acceso a la vida política, social, económica y cultural, sin perjuicios ni estigmatización, discriminación o represión de cualquier tipo.

3. Tomar todas las medidas para aplicar las políticas y los planes locales, por país, sobre la base de los últimos conocimientos científicos sobre el VIH y las infecciones asociadas, incluida la PrEP, y reconocer que las personas infectadas adherentes al TAR y con carga viral indetectable no transmisten la infección.

4. Aplicar las medidas adecuadas para las normas de propiedad intelectual que permiten un acceso rápido y asequible para el tratamiento y la calidad de las pruebas biológicas para las infecciones de VIH y asociados, para todos/as.

5. Rechazar cualquier ley que discrimine a las poblaciones diana basadas en motivos de orientación sexual, identidad de género, la raza, el estatus de residencia legal, el uso de drogas, trabajo sexual y el estado del VIH con el fin de eliminar el estigma y la violencia contra las poblaciones diana.

6. Asegurar el empoderamiento y la autonomía de las poblaciones diana en su capacidad para proporcionar servicios sostenibles mediante el aumento de los recursos disponibles y las iniciativas de redes locales y nacionales en beneficio de estas poblaciones diana.

7. Acelerar el progreso hacia el acceso universal a los servicios de salud de calidad, incluida la salud sexual y reproductiva y la salud mental, así como los servicios de atención integral para el VIH, la hepatitis viral y las infecciones de transmisión sexual.

Lo que pedimos a la comunidad científica:

1. Desarrollar y dar prioridad a la investigación innovadora – ciencias médicas y sociales – en las zonas en las que hay recursos suficientes, como tratamiento curativo contra el VIH, las vacunas, las desigualdades de género, la edad, la salud mental, niños / menores que viven con el VIH, las poblaciones diana específicas, teniendo en cuenta las posibles interacciones con hormonas y drogas recreativas, el tratamiento de sustitución, la prevención de la transmisión de madre a hijo y la lactancia materna, las coinfecciones y comorbilidades VIH, en particular las relacionadas con el envejecimiento de los propios afectados por el VIH.

2. Desarrollar programas de investigación enfocados a lograr la mejor salud posible para las poblaciones clave en diferentes regiones y culturas, esto incluye a inmigrantes, mujeres, HSH, trabajadores del sexo, las personas trans,las personas intersexuales, presos…

3. Garantizar una mayor colaboración entre los investigadores y permitir una puesta en común de los datos anónimos y seguros. Incorporar a las poblaciones diana en los comités de ética de investigación, y compartir los resultados de investigación con las comunidades implicadas.

4. Favorecer la aparición de más datos obtenidos clínicamente con el fin de obtener mayor evidencia y reforzar el valor añadido de la prevención y el tratamiento.

Lo que estamos pidiendo a la comunidad médica:

1. Adoptar el consenso (Indetectable = intransmisible), la imposibilidad de transmisión en las personas VIH positivas indetectables con el tratamiento (adherentes al TAR), y emplear esta evidencia científica como una palanca para aumentar las inversiones en la respuesta global al VIH / sida y lograr el acceso universal al TAR para l@s portadores del VIH.

2. Fortalecer los vínculos entre las organizaciones de las poblaciones diana y profesionales de la salud mediante el desarrollo de políticas, servicios, protocolos de tratamiento, investigación y recomendaciones de expertos adecuados y teniendo en cuenta las dimensiones culturales y respetando los diferentes contextos de las poblaciones diana a nivel local, nacional e international.

3. Beneficiar a las poblaciones diana mediante enfoques biomédicos tales como el, tratamiento post-exposición o PrEP, herramientas clave de prevención que constituyen parte de una oferta diversificada cada vez más amplia imprescindible para hacer frente de manera más eficiente y eficaz al VIH, siendo este un enfoque basado en los derechos de la población afectada por el VIH.

4. Garantizar el acceso de las personas transgénero al acceso a los servicios de salud gratuitos, competentes, abiertos / acogedoras y no discriminatorias para asegurar el apoyo durante el proceso de transición evitando procesos traumáticos innecesarios.

5. Lograr el acceso universal a la educación para la salud sexual, la detección y el tratamiento para las poblaciones diana, la integración de enfoques multidisciplinarios, como, por ejemplo, el seguimiento de la toxicidad en las personas que toman antirretrovirales o profilaxis pre-exposición, el acceso al tratamiento hormonal para las personas trans, o el acceso temprano a la PrEP a toda aquella persona expuesta al VIH.

6. Asegurar un enfoque inclusivo y personalizado para cuidar las poblaciones diana, incluidas las opciones para la prevención, el tratamiento y manteniendo un reconocimiento de la calidad de vida, en temas de envejecimiento y comorbilidades y establecer una mayor garantía en la coordinación de los servicios para las poblaciones afectadas por el VIH.

7. Proponer a las poblaciones diana servicios de información, de manera inclusiva y sin prejuicios sobre su sexualidad, respetando su derecho a la libre determinación y la autonomía corporal.

Lo que pedimos para la industria farmacéutica:

1. Poner fin a la extensión de las patentes y las patentes de moléculas no innovadoras y eliminar las patentes de todos los tratamientos pediátricos contra el VIH.

2. Establecer un sistema justo de la ley de patentes, lo que permitiría a los países poder financiar los tratamientos bajo patente para tener un acceso más rápido a los tratamientos más innovadores.

3. Ser transparente en la investigación y desarrollo (I + D), la fijación de precios justos de modo que los sistemas de salud puedan ser sostenibles y que los tratamientos de bases ARV puedan estar disponibles en los países de ingresos medios y bajos y accesibles a todas las personas que viven con el VIH .

4. Aumentar y ampliar los programas de prioridad de acceso al tratamiento mediante la concesión de licencias voluntarias para todos los países de ingresos medios y bajos, al tiempo que se pueda garantizar la transparencia del proceso de negociación de tarifas con los distintos países.

5. Comprometerse activamente para el acceso universal al tratamiento, las pruebas y la prevención, garantizando el acceso de todas las personas más expuestas a tratamientos y diagnósticos para el VIH y coinfecciones a un precio razonable.

6. Respaldar una responsabilidad compartida con los estados, los sistemas de salud, las organizaciones internacionales y las poblaciones más vulnerables para asegurar el acceso al tratamiento para las personas que viven con el VIH.

7. Establecer entre todos los países un diálogo con los grupos de mayor riesgo, y aumentar la inversión para el beneficio de los programas locales y de la comunidad contra el VIH.

Lo que estamos pidiendo a los donantes:

1. Aumentar la inversión para un cambio en las ONG de política pública y de apoyo de los derechos humanos que ponen especial énfasis en la despenalización del trabajo sexual, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, identidad de género o el consumo de droga.

2. Aumentar las contribuciones al Fondo Mundial de los países desarrollados en relación con el ONUSIDA con el fin de llegar al final de la epidemia en 2030 para garantizar que el Fondo sea financiado en su totalidad y sea capaz de apoyar económicamente la lucha contra el SIDA.

3. Aumentar los fondos para la investigación y tratamiento del VIH.

4. Aumentar los fondos para los grupos de la comunidad incluyendo la financiación básica, y aquellos para el desarrollo de acciones e intervenciones comunitarias que propicien el surgimiento de líderes de las principales poblaciones afectadas y las personas que viven con el VIH, la orientación local y proyectos de investigación, promoción, y la provisión de servicios de calidad para la prevención.

5. Aumentar la inversión en programas de atención y apoyo para las personas que viven con el VIH / SIDA, incluyendo el tratamiento de las co-infecciones y otros problemas de salud endémicos como la salud mental o el bienestar general; programas de control contra el SIDA en un contexto juvenil que incluye acciones de salud sexual de los adolescentes y educación sexual.

Lo que pedimos a nuestras propias comunidades:

1. Luchar firmemente contra todas las formas de discriminación en nuestras comunidades (por ejemplo,la homofobia, la transfobia, serofobia, sexismo, contra las trabajadoras sexuales y usuarios de drogas) y la promoción de la participación de las minorías sexuales y raciales.

2. Trabajar con personas que viven con el VIH y el SIDA para poner fin a la epidemia de VIH / Hepatitis en todo el mundo; acabar con el estigma y la discriminación; poner fin a la penalización de la transmisión del VIH; evitar leyes represivas que impiden el acceso a servicios de apoyo VIH.

3. Establecer alianzas y unir fuerzas entre todas las comunidades de las poblaciones diana para liderar la lucha para detener el SIDA y las epidemias de VIH / Hepatitis en todas las partes del mundo.

4. Con el objetivo de promover políticas sostenibles y equitativas y desarrollar los programas de VIH fomentando la participación local, nacional, regional e internacional en todas las iniciativas lanzadas y fomentar las conferencias, los testimonios de las poblaciones diana.

5. Apoyar enfoques innovadores para nuevos y viejos desafíos, animar a los nuevos miembros y activistas jóvenes a hablar y llevar mensajes de promoción, escucharlos, entrenarlos para encontrar su lugar dentro del movimiento a escala global.

6. El conocimiento de la epidemia del VIH a nivel local, su dinámica y sus determinantes sociales, y más específicamente, cómo se ven afectadas las poblaciones diana, el objetivo puede difundir información de manera fiable y ofrecer formación dentro de nuestras comunidades, incluyendo los últimos avances científicos o sobre cómo aconsejar a los gobiernos sobre las políticas y las decisiones en materia de financiación y el acceso al tratamiento; y llevar la defensa del acceso universal al tratamiento del VIH.