Un nuevo ‘backbone’ con menos toxicidades refuerza la triple terapia contra el VIH

Recientemente se ha aprobado un nuevo antirretroviral, TAF, como parte del ‘backbone’, que ha demostrado un beneficio en la reducción de las toxicidades frente a los ‘backbones’ más antiguos, a nivel renal, óseo y sin asociación a un aumento del riesgo cardiovascular.

Médicos destacados en el campo del VIH coincidieron este jueves en destacar el beneficio de la terapia antirretroviral basada en un ‘backbone’ en contraposición a otras terapias alternativas emergentes no basadas en triple terapia, estándar del tratamiento actual.

El encuentro ‘Debates en VIH: abordaje integral del paciente en VIH’ se celebró en el Hotel Barceló Sants de Barcelona por iniciativa de Gilead Sciences, ha informado la compañía biofarmacéutica este viernes.

La reunión, coordinada por el Josep Mallolas, contó con la participación de los médicos Josep María Llibre, Pere Domingo, Esteban Martínez y Esteve Ribera.

El objetivo de la sesión fue poner en contexto y debatir las alternativas terapéuticas, con su indicación aprobada, que existen disponibles y su evidencia científica con el fin de analizar, revisar y confirmar el uso apropiado de la triple terapia superior en cuanto a eficacia, durabilidad y tolerabilidad, frente a la biterapia.

Uno de los temas en los que todos los expertos coincidieron es que los profesionales sanitarios y sus pacientes deben reevaluar el impacto que tienen a medio y largo plazo el VIH y la acumulación de toxicidades de los tratamientos antirretrovirales.

Por ello, los médicos han defendido la necesidad de debatir una redefinición del éxito del tratamiento del paciente con VIH e ir más allá de la indetectabilidad de la carga viral.

Los expertos destacaron que las terapias recientemente disponibles y del futuro van hacia fármacos con menor toxicidad con altísimas tasas de eficacia, en general en pastilla única o en formas de liberación prolongada.

En la jornada, se destacó que recientemente se ha aprobado un nuevo antirretroviral, TAF, como parte del ‘backbone’, que ha demostrado un beneficio en la reducción de las toxicidades frente a los ‘backbones’ más antiguos, a nivel renal, óseo y sin asociación a un aumento del riesgo cardiovascular, consiguiendo al mismo tiempo elevadas tasas de eficacia.

Según los expertos, existen datos preliminares que hacen pensar que, en determinados tipos de pacientes, reducir el número de fármacos podría ser igual de eficaz, pero estos datos han de confirmarse adecuadamente en ensayos clínicos.

MONOTERAPIA LIMITADA

Está confirmado que la eficacia de la monoterapia es inferior a la triple terapia, por lo que su utilidad en la clínica también está limitada a pacientes concretos.

Por otra parte, la infección VIH es una enfermedad de base inflamatoria, e incluso en pacientes con carga viral suprimida existe un estado de inflamación crónica y de activación inmune. Las terapias alternativas a la triple deben demostrar que poseen una eficacia antiinflamatoria similar a la de la triple terapia para que puedan ser consideradas equivalentes.

MANEJO DE COMORBILIDADES

En las jornadas, los especialistas pusieron de manifiesto el reto de manejar las comorbilidades y toxicidades que aparecen en esta población que va envejeciendo, tales como la osteoporosis y la enfermedad cardiovascular.

Los pacientes con VIH deben cumplir adecuadamente el tratamiento y estar en contacto permanente con el sistema sanitario, lo que significa otro reto para los médicos que atienden pacientes con VIH.