Las entidades de CESIDA consideran que una generación sin VIH “es posible”

Consideran que se puede poner fin a la epidemia en 2030. Unas 145.000 personas en España viven infectadas por el VIH.

Manifiesto de CESIDA 1 de diciembre de 2017 ‘El Gobierno no está preparado para dar respuesta al VIH’

Llegar a una generación sin VIH “es posible”, pero para conseguir “lo que hace tiempo “parecía una utopía” es necesario un mayor compromiso tanto de los poderes públicos para garantizar el acceso a los tratamientos como de la sociedad en general.

Son algunas de las reivindicaciones que las organizaciones implicadas en la lucha contra el virus han puesto de manifiesto en un acto con motivo del Día Mundial del Sida, que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Madrid y al que también han asistido representantes políticos.

Unas 145.000 personas en España viven infectadas por el VIH, de las que aproximadamente una de cada cinco no está diagnosticada, además, en el caso del sida, desde que comenzó la epidemia, se han notificado en el país 86.663 casos.

Objetivo 2030

El presidente de la Coordinadora estatal de VIH y Sida (Cesida), Ramón Espacio, ha sido el encargado de leer el manifiesto que asegura que con “una respuesta adecuada” se puede conseguir poner fin a la epidemia del sida para el año 2030.

Espacio ha recordado que con la adherencia al tratamiento, la carga viral es indetectable, lo que impide la transmisión del VIH, para lo que es “fundamental” diagnosticarlo de forma precoz e iniciar con los fármacos de inmediato.

Ha insistido en que los avances biomédicos permiten nuevas estrategias preventivas como la Profilaxis Preexposición (PrEP), cuya comercialización fue autorizada en Europa en 2016 pero en España “a pesar de ser el país de la UE con más mayor prevalencia del VIH” continua sin estar disponible.

En este sentido, ha considerado que “no es admisible esperar más tiempo” y ha lamentado que la comercialización del fármaco continua bloqueada institucionalmente”.

“Es una cuestión de prioridades, mientras se invisibiliza y vulnera el derecho a la salud de las personas haciendo caso omiso a diversos estudios de coste eficacia, que abogan por la implementación de esta medida a todas luces coste-efectiva en la población de riesgo”, ha leído el presidente de Cesida.

También ha hecho un llamamiento a la industria farmacéutica para que baje el precio del medicamento y facilite la introducción de genéricos.

Critican la “dejadez” de Sanidad

El portavoz socialista de Sanidad en el Congreso, Jesús María Fernández, que ha acudido al acto, ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, que su partido está a favor de la implementación de la PrEP, como así lo ha plasmado en una iniciativa parlamentaria.

Además, Fernández ha destacado la “dejadez absoluta” del Ministerio de Sanidad en la prevención del VIH y de otras infecciones como la hepatitis C y ha destacado que ha habido avances desde la Cámara Baja, que ha aprobado en los últimos meses iniciativas para eliminar la discriminación de las personas portadoras del virus.

Además de la PrEP, las organizaciones han demandado el acceso universal a la prueba para la detección precoz del VIH y a los tratamientos retrovirales, también los de la hepatitis C, para los presos y las personas que se encuentran en situación irregular en España.

Con estas medidas, las organizaciones sostienen que se puede conseguir la indetectabilidad del VIH: “Es posible llegar a una generación sin VIH, los avances científicos lo avalan. Es posible, pero para alcanzar ese objetivo, tenemos que comprometernos todas y todos, cada cual desde su ámbito y alcanzar lo que no hace tanto tiempo parecía una utopía”.

Antes de que finalizara el acto, en el que los asistentes han formado un gran lazo rojo con paraguas, el concejal de Salud del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, ha tomado la palabra para reivindicar que “el sida es un problema de todos” y que la salud es un derecho.

En este sentido, ha criticado la reforma sanitaria del Gobierno por haber retirado la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que se encuentran en situación irregular ya que, a su juicio, promueve la transmisión del virus “que no nos merecemos nadie”.

En el Día Mundial, IU ha reivindicado en su manifiesto la “defensa de una sanidad pública y gratuita” para garantizar una respuesta eficaz ante el virus, y ha exigido un “Pacto de Estado que garantice una respuesta eficaz”.