GESIDA recomienda la PrEP a personas usuarias de drogas con hepatitis C

A las personas que consuman drogas por vía parenteral y que estén diagnosticadas de hepatitis C se les debería prescribir la toma de la profilaxis pre-exposición (PrEP) con el fin de incrementar las medidas de prevención del VIH, según un estudio del Gesida.

Así lo aconseja el trabajo elaborado por expertos del Grupo de Estudio del Sida de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica publicado en la revista científica AIDS, que concluye la necesidad de incluir la PrEP a este colectivo.

Los expertos recuerdan que la PrEP está especialmente indicada para las personas con alto riesgo de infectarse por VIH, entre las que se encuentran quienes se inyectan drogas que, según recuerdan en una nota, tienen 24 veces más probabilidad de adquirir el VIH que la población adulta general.

El estudio del que se extraen estos datos se realizó entre 2013 y 2016 sobre 954 individuos que pasaron por una unidad de reducción de daños localizada en Madrid.

Este tipo de centros tiene como objetivo disminuir al máximo los problemas de salud física y psicosocial de las personas consumidoras de drogas para facilitar y mejorar su acceso a la atención médica común.

Del total de individuos estudiados se incluyeron 260 que eran usuarios de drogas y que tenían realizada al menos una prueba de seguimiento de VIH.

El 70,2 % eran hombres, con una media de edad de 37 años, de los que el 32,7 % tuvieron una prueba positiva de VHC (virus de la hepatitis C) y el 55 % había informado del uso de drogas inyectadas.

Tras algo más de dos años de seguimiento, la incidencia general de seroconversión al VIH fue de 3,02 nuevos casos por cada 100 personas-año.

Pero con una importante diferencia: La incidencia fue de 1,17 nuevos casos por 100 personas-año en individuos con VHC negativo, y de 4,98 por 100 personas año con VHC positivo.

Además, el estudio ha demostrado que la presencia de infección por el virus de la hepatitis C (VHC) es un eficaz predictor de infección por VIH en personas con fuerte adicción a drogas, lo que, matizan los expertos, puede ayudar a identificar a aquellos individuos sobre los que es necesario redoblar los esfuerzos de prevención y cribado del VIH.

Agencias